Branding, el pilar fundamental de tu marca

Branding

En los últimos años, la necesidad de las empresas de diferenciar sus productos y de hacerlos ‘suyos’ ha crecido notablemente. Su origen se encuentra en el crecimiento de la competencia entre empresas ofertantes de productos que satisfacen las mismas necesidades. Estas se ven obligadas a generar un valor añadido en sus productos y servicios que les aporte una ventaja competitiva con respecto a las demás.

De ahí nace el branding. Puede parecer un concepto complejo o difícil de entender, pero nada más lejos de la realidad. No es más que el proceso de construcción de una marca. Sin embargo, el proceso sí dista mucho de la sencillez que trae el concepto consigo.

Tipos de branding

Al hablar de branding, pensamos en las grandes empresas. No obstante, no es la única forma de encontrarlo, hay varios tipos:

  • Un tipo de branding que está de moda desde hace años es el branding personal. Su origen se encuentra en las plataformas de social media y ha llevado consigo la aparición de los influencers y del marketing de influencia. Hace referencia al proceso de creación de marca personal.
  • El branding de empleado es aquel donde el empleado forma parte de la estrategia de marca, siendo un elemento más que debe estar acorde con el proyecto general. Se basa en crear un ambiente de trabajo excelente aportando valor a los empleados. Es muy conocido el término de consumer experience y se nos ha concienciado de la importancia del mismo para el rendimiento de nuestra empresa. Sin embargo, poco a poco, se ha introducido el concepto de employee experience, mostrando cómo cualquier mejora en el bienestar de los empleados redunda en una mayor productividad.
  • El country branding es una estrategia llevada a cabo por los países para posicionarse mejor con respecto a los demás. Va más allá de crear una campaña turística, busca crear una imagen distintiva que aporte valor. 
  • El co-branding es aquel que nace de la alianza entre dos marcas. Puede ser para crear un producto nuevo o simplemente para beneficiarse de una sinergia entre ellos.
  • El rebranding es el cambio de algún elemento identificativo de una marca o empresa, ya sea su logotipo, diseño, maneras de trabajar, razón social, etc. Puede consistir en variar un elemento o, directamente, creando uno nuevo de cero. 
  • Por último, tenemos al branding corporativo. Es aquel unido a la marca de una empresa. Para que te hagas una idea de la efectividad que tiene, vamos a hacer un pequeño juego. Te pido que asocies los siguientes conceptos a la marca o marcas que se te pasen por la cabeza:
  1. Refresco, felicidad 
  2. Velocidad 
  3. Riesgo – adrenalina 
  4. Seguridad en automóviles 
  5. Innovación, elegancia 
  6. Lujo 

A la hora de realizar esta asociación, nos vemos influenciados por nuestra exposición a estrategias de comunicación, desde nuestra infancia hasta ahora. Por lo tanto, las respuestas varían. Sin embargo, es muy probable que hayas pensado en las siguientes marcas:

  1. Coca cola
  2. Ferrari
  3. Red Bull
  4. Volvo
  5. Apple
  6. Rolex, Dior, Gucci

Ahora te preguntarás ¿Cómo es posible? Pues gracias a una enorme inversión a largo plazo en campañas de comunicación y un gran presupuesto.

Identidad e imagen de marca

Cuando hablamos de branding es vital que diferenciemos los conceptos de identidad e imagen de marca. Muchas veces los usamos erróneamente y los terminamos mezclando.

La identidad de marca comprende todos los elementos de construcción de marca que son utilizados para diferenciarnos del resto de marcas y darnos un valor único. Los cuales son gestionados por el branding.

La imagen de marca es la percepción que tienen las personas de nuestra marca según lo que transmitimos al exterior, es decir, lo que proyectamos.

En definitiva, podemos entender la identidad de marca como ‘lo que somos’. Por el contrario, la imagen de marca es ‘lo que la gente cree que somos’. Podemos tratar de cambiar lo que somos (identidad), pero lo que se piensa de nosotros resulta más complicado. 

A estas alturas, nos damos cuenta de que la imagen que se tiene de nuestra marca puede no ser positiva. Una de las tareas del branding es corregir las desviaciones entre ‘lo que somos’ y ‘lo que la gente piensa que somos’.

👉 Para ejemplificar la diferencia de la que hablamos, vamos a tomar el ejemplo de una empresa textil ficticia. Esta es una de las mayores compañías de distribución de moda del mundo, comprometidos con el medio ambiente y con la gente que participa en su proyecto. Sin embargo, la imagen que ha proyectado a raíz de unos escándalos de contaminación, dista mucho de su identidad corporativa. 

En este caso, tenemos una identidad creada por la empresa de una marca sostenible y comprometida con el medio ambiente. Pero por otro lado, obtenemos una imagen por parte de los usuarios de una marca que contribuye con la contaminación.

Ventajas del branding

Llevar a cabo una estrategia de marca tiene una serie de ventajas de las cuales nos beneficiamos, siempre que resulte exitosa:

  • Fidelización de los clientes: resulta más rentable mantener a un cliente que buscar uno nuevo (marketing relacional).
  • Permite aumentar el precio de venta, ya que el consumidor percibe más valor.
  • Resistencia a las fluctuaciones del mercado.
  • Protección contra las estrategias de comunicación de la competencia

Y estas son sólo algunas de las que una efectiva estrategia de branding puede aportar a tu marca.

Branding en Guadaltech

Y tú, ¿qué imagen tienes de tu negocio?

Si estás pensado implementar una estrategia de branding para tu empresa, ten en cuenta que, como has podido comprobar, no es un trabajo fácil. Se requieren los conocimientos y la experiencia de un equipo especializado para tomar las decisiones adecuadas y que perduren en el largo plazo.

Si tu negocio necesita renovar su identidad de marca o crear una desde cero, ¡cuenta con Guadaltech!